viernes, 4 de septiembre de 2009

YO QUIERO SOBREVIVIR AL ÚLTMO DÍA DE LA TIERRA


Cuando la última ojiva nuclear estalle, yo destaparé el champagne. Caminaré ebrio por las calles desoladas, me mofaré de la vanidad humana que perdió el tiempo construyendo malls, templos y rascacielos, en vez de aprovechar el tiempo disfrutando más paseos al campo con la familia, nadando bajo la luna llena en una laguna o simplemente durmiendo desnudo al lado del ser amado.

Tacharé con palabras obscenas los monumentos y cuanta valla-mupie publicitario quede en pie. Sacaré un porro y sobre la bóveda de algún Banco Internacional, le prenderé fuego al mezquino dinero que tanta gente acumuló a costa de la lágrima del prójimo y lo veré arder como lo que es: un pinche papel de colores.

Luego revolveré las cenizas mientras silbo bajito “This the end” de los DOORS mientras busco pedazos de arco iris: ese antiguo anuncio de neón de la tregua de Dios con la humanidad. Tal vez eleve una oración. Si es que la borrachera permite acordarme de alguna letanía que sirva ahora que el mundo ya llegó a su fin.

El resto de los siglos los pasaré tratando de hablar el idioma cucaracha para tener con quién conversar, mientras trato de inventar que haré con esta soledad infinita y esta inmortalidad de “mentiritas”.

4 comentarios:

Queen Bitch dijo...

WOW. Está tan increíble como todas las facetas que albergas en tu personita. Ojalá y en esos días depues del fin haya siempre un arcoiris en el cielo que te ofrende una tregua para el alma. Un beso.

Anónimo dijo...

Una sola palabra... EXCELENTE. Tenía rato de no leer un trabajo tuyo tan bueno como este, no es que los más recientes no fueran buenos, pero este me paró los pelos de punta. Felicidades por tu talento.
Y

Matriuzka dijo...

¿Hombrecito lobo "bilingüe"? (por aquello del idioma cucaracha)

¿Será que ahora sin mundo podrá serguir existiendo a quien orarle?

Ameyal dijo...

Tema recurrente este en los escritores, quizás por esa ansia de trascender, propia de todos los humanos pero exaltada en ustedes.

Muy buen texto, te describís cual personaje de Bradbury, aprovechando una metáfora futurista para describir el presente.

Publicar un comentario