lunes, 3 de agosto de 2009

Puto Unicornio Azul


Hoy por fin encontré ese puto unicornio azul que se le perdió a Silvio. Ni diez mil ni un colón pagaría por él. No inspira esperanza ni ilusión. Tiene esa apariencia que tienen todas las cosas perdidas: lleno de telarañas y gris, huele ha guardado como a 4 millas a la redonda.

No se ilusionen, tampoco es mágico. Ni el cabrón de Harry Potter podría sacar un caldo decente de el. Tampoco serviría para la carga, porque cuando lo buscas para llenarlo de maletas, el muy ladino “ya se desapareció”.

Es una de esas cosas incómodas que no puedes dejar de ver. Es como un Reality Show Nacional: es un asco, pero igual lo seguís viendo con morbosa curiosidad. Tampoco hicimos amistad, no se puede confiar en un cabrón que ha cada rato se desaparece y tenés que andar por ahí ofreciendo recompensas para ver si aparece su “bendita estampa”.

No, no, y no. A Silvio NO se le perdió el unicornio azul. Adrede lo fue dejando como quién renuncia a una droga maldita y ya rehabilitado, como terapia escribió su canción.

Puto unicornio azul. Si lo ven, disparen en medio de los ojos.

4 comentarios:

Paola dijo...

mae, muy bien... las cosas que no sirven, mejor que desaparezcan.

beso,
Pao

Nina dijo...

Esta interesante... como algo que uno sabe que no hace bien... llega a ser medio adictivo... bueno al menos así lo entendí yo...

Saludos

Luna dijo...

esta como bien este blog.... ojalá siga creciendo

Anónimo dijo...

Deesmitificado el unicornio azul se acaba la obsesión. ;)

No es anónimo, soy Dora

Publicar un comentario